FlashArt by Paco Barragán

Jonathan Torres (1983, San Juan) is one of the new breed of young talented artists of the small island of Puerto Rico. His most recent exhibit Cody at Gallery Roberto Paradise in San Juan (formerly known as Galería Comercial) showcases a series of paintings and sculptures that reveal a profound predilection for expressionist and lush compositions.

“The savage and the baroque make strange bedfellows, I enjoy sleeping with both." –says Torres. This remark is without no doubt very appropriate when trying to code his pictorial exercise that feeds itself from a genuine mix of Caribbean roots and European influences. While we look at his works we experience a predilection for colorful, strange, and unheimlich creatures and personae that blend into refreshingly strong, bizarre stories in which the everyday and the oniric go hand in hand.

Torres’ friends and personal experiences share protagonism on the canvas with monsters, but also with intestines, blood, sperm, creepy mouths, and vomits. The overall composition is densed, several storylines deploy into one main plot, and the artist reminds us that even paradise on earth has its thorns (as John Milton would have put it). Here once again we sense the hispanic, Catholic heritage: the suffocating horror vacui and the memento mori.

Life and death, beauty and the grotesque, decadence and re-birth, reality and fiction; all these extremes combine in Neo-baroque compositions like Fucked by the Paradise (which reminds me of James Ensor’s Entry of Christ into Brussels) or the monster-like sculpture titled The Garden, made out of fiberglass, foam, papier mache, and artificial flowers.

The accumulation of kitsch elements here becomes a natural proceeding –as it does in the everyday Caribbean- that reinforces and adds to the final visual impact. From a formal point of view, the artist works layer after layer starting with charcoal, gel, acrylic, and paint. The final ‘dripping’ gives the composition a strong tactile feel to it. For Torres heaven and hell are just two colorful sides of the same coin!

El Metro: Un artista boricua que exhibe en Puerto Rico

By Celina Nogueras

Si una palabra o una sensación definieran la más reciente exhibición de Jonathan Torres, sería siniestro. Me refiero a la sensación de espanto que afecta a las cosas conocidas y familiares. Un sentimiento de atracción y repulsión que ocurre simultáneamente; en otras palabras, una fuerza que nos empuja hacia el objeto y a la vez nos repulsa y enajena de él. Su pintura parece salir de mundos fantásticos, donde coinciden una acumulación de ideas y de emociones que se combinan con la realidad y la fantasía. Sus pinturas narran situaciones personales de personajes conocidos de su entorno con un lenguaje visual personal inquietante. El artista parece estar fascinado con la creación de nuevas texturas. El juego de capas, “de cierta manera, es un tanto encubridor de mis propias inseguridades” y funge como un velo que va tapando lo que no le interesa que se vea. Visitamos su exhibición y te decimos lo que no te puedes perder.

Trabaja hace años particularmente con la generación de artistas conocidos como frescos. Su misión es identificar talentos nuevos, aportar a sus carreras y ayudarlos a crecer. Desde joven se desempeña en el mundo de las galerías. Hace dos años abrió Roberto Paradise, una galería que tiene en una casona histórica de Santurce y por donde pasan los talentos más jóvenes del país. Ha participado en ferias de arte importantes, como Art Basel (Miami- Basel), Nada (Miami- New York) y Arco (España).

Estudió en la Escuela de Artes Plásticas y tiene una maestría de Brooklyn College, N.Y. Actualmente, mantiene su estudio en New York, aunque viaja constantemente a la Isla. Su pintura está marcada por la acumulación de impasto que le da mucha textura y relieve. Su temática incorpora personajes semimonstruosos sacados de su entorno personal y transformados por su pintura en cohabitantes de su mundo fantástico

D Flower Base.jpg

Esta pieza carga una historia personalísima, ya que el soporte de la misma es la sábana que utilizaba cuando bebé. “Quiero hacer una conexión emocional entre el personaje y la sábana”. En la pintura podemos observar un personaje que parece quererse salirse del cuadro cargando o siendo aplastado por un bouquet de flores. En este caso, el artista pareciera querer, mediante el uso del material junto con la imagen, pasarle su bagaje emocional al espectador.

Pieza emblemática de la exhibición con un título muy provocador y multireferencial. Esta pieza, que utiliza el dibujo como base de la pintura, adquiere dimensiones épicas, como en una batalla barroca. La pintura pareciera contarte una historia, lo que hace que la obra, aún en su inmovilidad, se sienta como si tuviera movimiento. “Ando siempre preocupado porque la pintura sea una viva y en movimiento”. La búsqueda de movimiento en la imagen estática es motor fundamental de todo trabajo presente y exploraciones futuras con la imagen”, según nos cuenta

La esculturas son una expansión de su pintura de una manera muy natural, ya que sus pinturas parecieran querer explorar la forma tridimensional, pero se contienen.
Tal es el caso de The garden, una escultura de una dama con piernas cruzadas hecha de papel maché, tela, foam y material sintético.

 

El Vocero: Jonathan Torres en Roberto Paradise

Roberto Paradise se complace en presentar Cody, la mas reciente exhibición de Jonathan Torres (1983, Puerto Rico) en la galería. La exhibición inaugurá este próximo miércoles 8 de mayo a las 7 pm y se extiende hasta el sábado 15 de junio.

La obra de Jonathan Torres se basa principalmente en la intuición. Éste transforma experiencias personales a imágenes, a través de la pintura, fotografía, vídeo y escultura. Su imaginería ofrece insinuaciones e intimaciones, seleccionadas a partir de un lenguaje visual personal.

A medida que la mente tiende a embellecer y transformar los recuerdos del pasado, Torres convierte experiencias personales en cuentos barrocos de angustia salvaje en un intento de llenar los vacíos entre la vida real y la ficción.  Sus figuras mitológicas, que son de hecho, personas reales y eventos (del siglo 21) son exagerados por el artista, en su proceso de activación de recuerdos y sueños.  Aunque no revela el origen de su inspiración, estamos cautivados por historias bizarras, pero extrañamente familiares que descubrimos en estas obras.

En sus pinturas, el pigmento proyecta hacia fuera, aparentemente hechas de un material más denso, incluso como si tratara de arcilla, creando una tensión entre la tradicional segunda dimensión plana de la pintura y la tercera dimensión de la escultura.  Jonathan Torres combina óleo con objetos, tales como encajes y telas, que se extienden más allá de la superficie del lienzo.  Somos cautivados por la realidad de estos materiales y la mitología de sus concepciones. Para el artista, los eventos originales que inspiraron sus recuerdos, y los materiales utilizados en su descripción, son tan importantes como el propio tema.

La exhibición comienza el próximo miércoles a partir de las 7:00 p.m. en la Galería Roberto Paradise, 610 Calle Hipódromo en Santurce.  Más información, 787-429-4887.

 

An exhibition from San Juan, Puerto Rico @ Josh Lilley Gallery, London. UK 2012

539645_10151908492540058_253723249_n.jpg

The Dependent Art Fair, Manhattan, NY 2011 

Jonathan Torres,  Rikipunky  (2010) at Paradise

Jonathan Torres, Rikipunky (2010) at Paradise